EN VIVO: El dólar australiano se centra en los datos del PIB de China

“EN VIVO: El dólar australiano se centra en los datos del PIB de China” fue publicado por el Instituto de Investigación de Asia en colaboración con el Centro de Investigación de Política Económica. El instituto es una de las principales agencias que vigila de cerca los indicadores y las tendencias económicas globales, especialmente las que afectan a las economías asiáticas.

Según el instituto, los datos económicos muestran que la economía de China crece a una tasa anualizada del 7,5% en el tercer trimestre de 2020. Con la crisis económica mundial, la economía mundial está volviendo a su funcionamiento normal. Por el momento, las principales economías han podido evitar cualquier tipo de shock negativo significativo.

Por otro lado, es posible que China experimente una fuerte desaceleración y contracción. Dado que el tercer trimestre de 2020 fue uno de los más lentos de la historia reciente, existen muchas preocupaciones sobre cuáles podrían ser los resultados de tal situación.

El país también ha experimentado algunos problemas. El gobierno ha respondido de manera contundente, pero los problemas continúan empeorando.

En el pasado, el gobierno ha utilizado controles de divisas para controlar la inflación y estabilizar la economía, especialmente durante su período de transición más reciente. Estas medidas resultaron ineficaces porque, si bien ayudaron a estabilizar la economía, también causaron serios problemas en la economía del país.

Según los analistas, la situación actual de China es el resultado de las políticas económicas adoptadas por el gobierno chino en los últimos dos años. De hecho, hay muchas razones por las que el gobierno ha implementado las políticas, incluida la necesidad de mantener la estabilidad de la economía del país, así como el hecho de que China debe asegurarse de poder mantener su posición como actor económico dominante en el país. mercado global.

Sin embargo, a pesar de las reformas recientes, mucha gente sostiene que el desempeño económico de China solo continuará mejorando a medida que las reformas continúen funcionando. También argumentan que los cambios recientes en el mercado de divisas no fueron todos negativos, porque los inversionistas obtuvieron algunos beneficios en forma de tipos más bajos.

Como muestran los últimos datos económicos, el país ha logrado un progreso considerable, incluso si todavía existen algunos factores negativos que podrían obstaculizar su crecimiento. El problema radica en cómo afrontará el país la crisis actual.

Para los inversores de la región asiática, los datos económicos actuales pueden ser una buena noticia, especialmente teniendo en cuenta los efectos positivos que han pronosticado algunos analistas. Sin embargo, el gobierno también debería considerar cómo la crisis actual podría conducir a una situación más difícil.

Si bien muchos expertos han dicho que los problemas actuales en China harán que China se vuelva más competitiva, otros dicen que la situación en el país continuará deteriorándose en los próximos años. Mientras tanto, el país seguirá experimentando un crecimiento económico más lento y una alta inflación. Esto significa que el país no podrá hacer una contribución tan grande a la demanda global como le gustaría.

El crecimiento económico probablemente también se verá afectado por los esfuerzos del gobierno chino para hacerlo menos dependiente de la demanda externa de sus bienes y servicios. Sin embargo, esto no compensará los problemas del país con su propia economía nacional, que en gran parte es causada por la corrupción.

Mientras tanto, algunos expertos coinciden en que los datos económicos recientes son simplemente una señal de lo que vendrá. Mientras el gobierno continúe implementando políticas orientadas a estabilizar la economía, el país solo seguirá experimentando mayores complicaciones.

Aunque los datos económicos recientes pueden mostrar que China se enfrenta a problemas, sigue siendo importante que los inversores de la región asiática sean pacientes. Dado que el país ha logrado grandes avances, los próximos años solo serán desafiantes, pero esto no significa que el país no pueda emerger como una fuerza económica dominante. Además, el problema de la corrupción en China no afecta a todos los sectores de la economía, pero afecta a determinadas industrias más que a otras.