El índice Dow Jones Permanece en el Máximo de Varios Meses Después de la Confianza del Consumidor

Los aumentos constantes y sostenidos en el valor del Índice Dow Jones (DJIA) en las últimas semanas son una indicación de que la economía se está recuperando de la reciente crisis económica.

El índice DJIA ha aumentado en casi veinte puntos desde el final del año, pero se mantiene en un máximo de varios meses después de un informe favorable de la Encuesta de Finanzas Personales de la Junta de la Conferencia de los Estados Unidos, que encontró que la confianza del consumidor había alcanzado su nivel más alto en siete años. Esto se debe a los altos niveles de gasto del consumidor, que está volviendo con fuerza después de un período de debilidad.

La confianza del consumidor es un indicador económico clave, ya que los consumidores son el principal motor del crecimiento económico. Es la diferencia entre lo que hacen los consumidores y lo que esperan, y este es el indicador más importante de la salud de la economía. El reciente informe de Conference Board es una señal alentadora tanto para los consumidores como para las empresas porque las líneas de tendencia indican que los consumidores aumentarán sus gastos en los próximos meses y años.

Aunque hubo algunos signos de mejora en el gasto del consumidor en el último año, la profunda recesión creó un efecto negativo en sus hábitos de gasto. La economía se recuperó de la profunda recesión, pero no volvió a sus niveles de gasto anteriores. Esto hizo que el gasto del consumidor se desacelerara, lo que resultó en una disminución de la confianza del consumidor.

El aumento en el valor del Dow indica que la economía se está recuperando y los consumidores están volviendo a sus hábitos de gasto, algo que era prácticamente imposible hace solo unos pocos años. El aumento en el gasto del consumidor es una buena noticia para las empresas, ya que significa que podrán crear empleos a un ritmo mejor que nunca. Las empresas pueden usar su mayor poder adquisitivo para proporcionar nuevos empleos y dar incentivos a los consumidores para que gasten.

Las encuestas de gasto del consumidor se realizan cada seis meses y se centran en los patrones de gasto del consumidor en los Estados Unidos. La encuesta fue diseñada para ser un monitoreo a largo plazo de los patrones de gasto del consumidor. Cada encuesta tiene su propio método estadístico, por lo que hay muchos datos en cada encuesta, pero es más fácil ver estos datos con el tiempo. Estos datos son útiles para los gerentes de negocios, ya que pueden ver lo que está sucediendo en el mercado.

En el pasado, era difícil descubrir qué estaba sucediendo en el mercado porque la confianza del consumidor había caído hasta ahora. Esto condujo a una gran cantidad de existencias muertas en el mercado, porque las empresas dudaban en comprar bienes que vendían los consumidores que eran reacios a comprarlos. Esperarían hasta que los valores de estos bienes comenzaran a aumentar en el mercado antes de venderlos. Este stock muerto condujo a la disminución del gasto del consumidor.

Hoy, los valores de los bienes están aumentando y las empresas están comenzando a vender las existencias muertas que estaban en sus estantes. La confianza del consumidor está mejorando a medida que las personas comienzan a invertir más en su futuro. La disminución en el gasto del consumidor fue otro indicador de problemas económicos, y esta tendencia ahora se invierte.

Esta será otra razón para que las empresas contraten más trabajadores y comiencen a crear nuevos empleos. El aumento en el gasto del consumidor es una fuerte señal de que la economía está volviendo a la normalidad y finalmente se está moviendo hacia la recuperación. Con el aumento del gasto del consumidor y la disminución del gasto en equipos comerciales y el gasto discrecional del consumidor que continúa disminuyendo, las empresas sentirán los efectos positivos de más mano de obra y una mayor expansión comercial.

Las encuestas de confianza del consumidor también proporcionan a las empresas un buen indicador de la salud de la economía en general. Como ha habido un período de estancamiento tan largo, las empresas deben preocuparse por el bienestar de la economía. También tienen un buen indicador de cómo están funcionando sus negocios en términos de ganancias y su fortaleza financiera.

Durante el período de recesión, la confianza del consumidor cayó y las empresas no tuvieron más remedio que seguir recortando sus presupuestos de marketing, lo que significaba que estaban perdiendo la batalla contra una economía estancada. Hoy, sin embargo, la confianza del consumidor está repuntando y las empresas deben seguir siendo competitivas para que sus clientes sigan comprando más. Debido a la recuperación de la confianza del consumidor, los dueños de negocios deben aumentar sus dólares de marketing, junto con el lanzamiento de nuevas promociones y una mejor competencia de precios.

El aumento continuo en el índice de confianza del consumidor es un buen indicador de que la economía está recuperando su equilibrio y pronto comenzará a volver a sus niveles de gasto anteriores. y la confianza del consumidor muestra que el gasto del consumidor está volviendo al ritmo normal de crecimiento.